Descubren primer laboratorio clandestino de producción de sustancias estupefacientes sintéticas

Tras tres allanamientos establecieron que funcionaba en la habitación de una casa del barrio Peñarol. Es la primera vez que se incauta tusi, droga sintética a base de éxtasis y ketamina, muy peligrosa para la salud humana.

La operación “Eros”, llevada adelante por la Brigada Departamental Antidrogas de Montevideo, dejó al descubierto una red de producción, distribución, tráfico y comercialización de sustancias estupefacientes sintéticas.

La investigación comenzó en junio a raíz de una publicación en Instagram donde una mujer aparecía en una fotografía exhibiendo drogas sintéticas, como LSD, éxtasis, tusi, entre otras.

Tras intensas tareas de vigilancias e inteligencia se identificó a dos hombres: un uruguayo de 39 años, poseedor de un antecedente penal por un delito de posesión de sustancias estupefacientes, que era el encargado de proveer las sustancias estupefacientes sintéticas y las materias primas para la producción de tusi; y un colombiano de 28 años que era quien realizaba la producción de la sustancia y la distribución y comercialización al menudeo en Montevideo, Canelones y Maldonado.

Además se reconoció a tres mujeres que también se encargaban de la comercialización al menudeo y en ocasiones prestarían asistencia para la producción de dichas sustancias.

La droga era vendida principalmente en fiestas clandestinas y en fiestas electrónicas en el interior del país a un precio de entre 2.500 y 3.000 pesos el gramos.

Asimismo se identificaron tres viviendas que serían utilizadas como lugares de acopio, comercialización y producción de sustancias y para las que se solicitaron órdenes de allanamientos y detención de los cinco indagados.

Con apoyo del Grupo de Reserva Táctica, efectivos de la Brigada Departamental Antidrogas inspeccionaron las viviendas. Allí se incautaron 159 dosis de LSD, 50 pastillas de éxtasis, 26,79 gramos de pastillas de éxtasis, 49,56 gramos de sustancia blanca, 3,01 gramos de sustancia rosada, 20,81 gramos de sustancia amarillenta y dos envoltorios con sustancia azul, dos bolsas y tres frascos con marihuana, dos revólveres, 2.300 dólares y 57.692 pesos.

En una de las viviendas, en el barrio Peñarol, se encontró un laboratorio clandestino donde elaboraban tusi. En una habitación, forrada con papel aluminio, había una máscara de oxígeno para no inhalar los gases, quince envoltorios de sustancia rosada aparentemente tusi, veintiún envoltorios con sustancia marrón de lo que sería crack o molly, ocho pastillas de éxtasis, tres ampollas de adrenalina, dos dosis y un frasco con sustancia de color marrón en forma granulada, un plato con restos de sustancia en polvo, tres cucharas, un sartén, una balanza de precisión y otros implementos.

Además, en las inspecciones se decomisaron cinco plantas de marihuana, cuatro balanzas de precisión, diez celulares, una tablet, un DVR, tres discos duros de sistema de videovigilancia y dos laptop.

Los procedimientos culminaron con la detención de ocho personas.

Finalizada la audiencia celebrada en sede del Juzgado Penal de 35° Turno, se ordenó el cese de detención de dos de los detenidos y la condena de seis personas por delitos de asistencia a las actividades de narcotráfico, suministro y producción de sustancias estupefacientes a título oneroso, atentado especialmente agravado por cometerse contra funcionarios policiales y con arma.

Las penas van de los cuatro años y un mes de penitenciaría a los dieciocho meses de pena mixta.

El jefe de Policía de Montevideo, Mario D’Elía, destacó la investigación realizada por la Brigada Departamental Antidrogas y el resultado de ésta. “El laboratorio que se encuentra es el primer laboratorio de droga sintética que tenemos conocimiento y es la primera vez que en Uruguay se incauta este producto, donde los materiales encontrados hacen que esta droga sea muy peligrosa para la salud humana”, aclaró D’Elía.

NOTICIAS 24

Artículo Anterior Artículo Siguiente