Uruguay emitió bonos en dólares y pesos nominales en el mercado internacional por más de 1.740 millones de dólares

Los resultados de la emisión de bonos globales con vencimiento en 2031, en pesos nominales y dólares, demuestran la confianza de los inversores en la política monetaria uruguaya, afirmó la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, en una conferencia de prensa. La emisión de ambos a tasas bajas superó los 1.740 millones de dólares, lo que interesó a inversionistas de más de cien países, destacó.

La emisión a 10 años en pesos nominales (es decir, sin indexarla a la inflación) fue calificada como exitosa por Arbeleche, entre otros motivos, porque fueron colocados bonos equivalentes a 1.166 millones de dólares a una tasa de interés de 8,25% anual, la más baja en la comparación histórica de las emisiones que ha realizado Uruguay.
Por otra parte, destacó que Uruguay es el primer país latinoamericano que este año emite bonos en su propia moneda en los mercados de capitales internacionales. Para el caso de los dólares, manifestó que “el elemento distintivo es la comparación con Estados Unidos”, una diferencia de 80 puntos básicos, lo que representa menos de un punto de tasa porcentual de diferencia con los que emite ese país. La reapertura del bono en dólares a 2031 se concretó por 500 millones.
La ministra dijo que se continuará con el programa del Gobierno para 2021, con el objetivo de financiar las medidas diseñadas para proteger a los sectores más vulnerables y apoyar la reactivación económica y el empleo luego de la pandemia de COVID-19. También se seguirá  desarrollando el mercado de bonos en pesos a tasa fija, con uno nuevo de referencia (benchmark) en un plazo intermedio.
Según explicó la jerarca, el programa financiero para este año prevé un total de bonos por un valor de 3.860 millones; entre lo que se emitió este jueves, lo que se lleva emitido y lo que se emitirá el segundo semestre en el mercado local, están cubiertas el 85% de las necesidades de financiamiento proyectadas para 2021.
Arbeleche indicó que la transacción no significó posponer la deuda, sino financiar el déficit proyectado para este año, con gastos relativos a la pandemia que no estaban contemplados en el presupuesto nacional. “Lo que estamos haciendo es conseguir fondos para financiar estos gastos en condiciones muy buenas, con miras a la reactivación económica”, sintetizó.

Más Noticias

Nueva partida extra para pasivos de $ 2.565, ¿de qué se trata y a quiénes le corresponde?

Noticias a Tu Correo