210.° Aniversario de la Batalla de Las Piedras

La Batalla de Las Piedras fue el primer triunfo de los revolucionarios sobre el poder español en América.

El 18 de mayo los revolucionarios se encontraron en campos cercanos al pueblo de Las Piedras con el ejército español al mando de José de Posadas. La batalla comenzó poco antes de las 11 y recién se definió sobre las cinco de la tarde con el triunfo artiguista. A fuerza de coraje, los gauchos orientales habían logrado doblegar a un ejército profesional.

La diferencia entre los españoles y los revolucionarios era el armamento: los españoles disponían de armas con las cuales no contaban los revolucionarios, que pelearon con unos pocos fusiles y dos cañones, pero sobre todo boleadoras, lanzas construidas con hojas de tijeras de esquilar atadas a las cañas tacuaras o ramas de árboles que empleaban como “picanas” para arrear al ganado.

Artigas puso sitio a Montevideo y desde Buenos Aires, que había prestado asistencia militar, se enviaron representantes para hacerse cargo de la situación. La dominación española entraba en su ocaso, mientras que comenzarían a aflorar las divergencias entre Artigas y los porteños.

La actitud de Artigas al finalizar el combate fue tolerante y compasiva. Según la Prof. Ana Ribeiro: "Había blandengues de los dos lados, había españoles de los dos lados, eso es una cosa que hay que tener presente, sobre todo cuando se habla de esa frase tan discutida y repetida, “clemencia para los vencidos”, porque el odio al español se generalizó más adelante, pero en ese momento, hasta quince días antes, todos estaban del mismo lado y eran vecinos y parientes y gente que compartía el territorio y un sentimiento de identidad". Artigas envió al padre Valentín Gómez, capellán voluntario del ejército revolucionario,  a recoger el sable que -como señal de rendición- Posadas había clavado en el piso y dar auxilio a los heridos.


Más Noticias