La estafadora que engañó a la élite de Nueva York sale de prisión

Publicar un comentario

Anna Delvey se hacía pasar por una rica heredera alemana y disfrutaba de un lujoso estilo de vida recurriendo al fraude.




Anna Sorókina, una estafadora de origen ruso también conocida como Anna Delvey, fue puesta en libertad condicional y podría ser deportada de EE.UU. a Alemania en un futuro próximo, informó el portal Insider. 


De acuerdo con los registros del Departamento Correccional del estado de Nueva York citados por el portal, la mujer fue liberada este jueves del Centro Correccional de Albion, en el norte del estado. Se le redujo la duración de su estancia en prisión debido al buen comportamiento mostrado mientras cumplía su pena.


En mayo de 2019, fue condenada y sentenciada a 12 años de prisión por estafar unos 275.000 dólares a bancos, hoteles, restaurantes y a sus amigos de la alta sociedad neoyorquina haciéndose pasar por una rica heredera alemana con el objetivo de financiar su lujoso estilo de vida. 


Se reporta que Delvey creó una nueva cuenta de Twitter tras su puesta en libertad, pero esta ha sido suspendida. 


El portal previamente informó que la estafadora pagó una indemnización con el dinero recibido de la plataforma Netflix, que está produciendo una serie sobre su historia como falsa heredera.


Vida de lujo


Anna Delvey nació en Rusia en 1991 y en 2007 se trasladó junto a familia a una pequeña ciudad alemana cerca de Colonia. Su padre trabajaba como conductor de camión y luego se dedicó a la venta de equipos de aire acondicionado y calentadores.


En 2011, Anna se trasladó a Londres para estudiar, pero más tarde dejó los estudios y se mudó a París y posteriormente a EE.UU. Sus padres la ayudaban económicamente, pero el dinero que le mandaban no era suficiente para llevar una vida de lujo en Nueva York. Recurriendo al fraude, logró obtener préstamos por valor de más de 200.000 dólares que le permitieron mantener un alto tren de vida.


Devley se alojaba en hoteles de lujo, cenaba en restaurantes caros, compraba ropa en boutiques de diseñadores y utilizaba cada oportunidad para no abonar sus facturas o hacer que se las pagaran sus amigos.


En verano de 2017, fue arrestada en Malibú (California) y acusada de seis cargos. En total, la mujer pasó tras las rejas un poco menos de cuatro años, incluido el tiempo que estuvo recluida en la cárcel de Rikers Island antes de su juicio.



Más Noticias

Publicar un comentario