Ultimas Noticias

6/recent/ticker-posts

Palmeiras vs River: el equipo de Gallardo ganó 2-0 y luchó hasta el final con un jugador menos

Palmeiras y River jugaron la revancha de las semifinales de la Copa Libertadores, tras el triunfo de los brasileños por 3-0 en la Argentina. El partido se jugó en el Allianz Parque de San Pablo, a puertas cerradas por la pandemia de coronavirus, el árbitro fue el uruguayo Esteban Ostojich y fue televisado por ESPN.




El partido fue de ida y vuelta. Antes de los diez minutos, Franco Armani tapó un mano a mano ante Rony, en una jugada en la que Javier Pinola habilitaba al delantero brasileño. En el contragolpe pudo haber anotado el equipo millonario: Rafael Santos Borré remató a colocar, Weverton bloqueó, pero dio rebote. Matías Suárez no pudo aprovecharlo.


Conforme pasaban los minutos y los brasileños ralentizaban el ritmo del partido, el banco de River se impacientó. "Ya se comieron 4 de 15", protestaron, luego de que el arquero Weverton pidiera reemplazo para uno de sus guantes. Antes, Marcelo Gallardo había arengado a sus dirigidos: "¡Vamos, vamos que estamos bien!".


De todas maneras, el primer gol de la noche casi llega a través de un anotador impensado: el chileno Paulo Díaz robó la pelota en campo rival, esperó a sus compañeros y le pegó desde afuera. River consiguió desnivelar en la jugada siguiente: Robert Rojas encontró en el aire un córner de Nicolás De la Cruz y colocó la pelota lejos del arquero.


A los seis minutos del segundo tiempo, River completó la hazaña. La pelota fue de lateral a lateral. Un centro de zurda de Angileri terminó en la orilla opuesta del área. Allí apareció Gonzalo Montiel, quien empalmó de derecha sin pensarlo dos veces. Weverton miró la pelota, que se incrustó en su arco y se transformó en el 3-0 de los argentinos. Sin embargo, y tras casi cinco minutos de deliberación, el árbitro uruguayo Ostojich anuló la conquista a instancias del VAR, manejado por Nicolás Gallo. En la repetición se vio cómo Borré vuelve de la posición adelantada para intervenir en la jugada.


Más tarde, Robert Rojas volvió a cometer un error parecido al que le costó un gol en el partido de ida. Derribó a Luiz Adriano estando amonestado y Ostojich le mostró la tarjeta roja. La cuesta arriba se le hacía aún más pronunciada al equipo argentino. Peor aún luego de que el árbitro le diera un penal por infracción sobre Suárez. Pero Gallo, el asistente de VAR, llamó al uruguayo Ostojich y le recomendó ver la jugada. Luego de varias repeticiones, en cámara normal y cámara lenta, el árbitro se retractó. River, que se había quedado sin el gol de Montiel, ahora se quedaba sin el penal y sin el sueño de la Copa.




Publicar un comentario

0 Comentarios