¿Promesa incumplida? Críticas contra Lacalle por el recorte de 15 % a ciencia y tecnología a pesar de la pandemia

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, recortó en un 15 % el presupuesto de ciencia y tecnología a pesar de la pandemia de coronavirus y de que el año pasado, durante su campaña electoral, prometió que lo aumentaría.



Los ajustes presupuestales fueron ordenados por el presidente en el decreto 90/020, emitido en marzo pasado, y que establece que, con escasas excepciones, solo se ejecutará el 85 % de los recursos de la administración pública comprometidos para el 2020.

En ese momento recién comenzaba a propagarse una pandemia que hasta ahora ha dejado un saldo de 1.054 contagios y 33 muertes, lo que convierte a Uruguay en uno de los países latinoamericanos menos afectados por el virus.



Desde entonces, la comunidad científica está en pie de lucha para evitar un recorte que afectaría su trabajo y el desarrollo de investigaciones, que durante la crisis sanitaria provocada por el coronavirus han demostrado que son estratégicos.

La semana pasada, investigadores del Consejo Nacional de Innovación, Ciencia y Tecnología, la Academia Nacional de Ciencias y la Universidad de la República (Udelar) se reunieron con la ministra de Economía, Azucena Arbeleche, para desglosar el impacto de un ajuste que equivale a alrededor de 1.266 millones de pesos menos (unos 29 millones de dólares).

El monto resulta de la suma de los recursos asignados a la Udelar, la Agencia Nacional de Investigación e Innovación, el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIA), el Parque Científico y Tecnológico, el Centro Uruguayo de Imageneología Molecular, el Instituto Pasteur de Montevideo y el Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable.

Los trabajadores de cada institución han denunciado que la disminución presupuestal afectará el desarrollo científico y los salarios de miles de empleados de todas las áreas, pero aun así el gobierno no ha dado marcha atrás, salvo en el caso del Programa de Desarrollo de las Ciencias Básicas, que involucra sobre todo a investigadores jóvenes.

A defender los recursos

La Universidad de la República, el Consejo Nacional de Innovación y la Academia Nacional de Ciencias incluso difundieron una carta pública en la que recordaron que la ciencia en Uruguay se financia fundamentalmente con fondos públicos.

"La emergencia sanitaria ha puesto en evidencia la relevancia de construir ciencia en el país, fuertemente vinculada a redes internacionales, como sostén de soberanía y autonomía en las decisiones, para desarrollar soluciones a medida y cercanas, en los tiempos requeridos y acordes a nuestra realidad económica y cultural", señalaron en el documento titulado "Es momento de fortalecer nuestra ciencia".

Explicaron que el asesoramiento a la toma de decisiones al más alto nivel, la comprensión de las particularidades de los virus que afectan a los uruguayos, la generación de técnicas de diagnóstico, y el diseño y la fabricación de equipamiento como ventiladores, kits de diagnóstico e insumos son fruto de una combinación virtuosa entre todas las áreas de la ciencia.

"Fue posible afrontar esta crisis sanitaria con la calidad científica y académica que han demostrado nuestros investigadores y profesionales, solo porque hemos construido estas capacidades a lo largo del tiempo con esfuerzos sostenidos en la formación y consolidación de equipos de investigadores e infraestructuras adecuadas", dijeron.

Por eso, advirtieron que ahora no se puede permitir la erosión de capacidades que tardan años en crearse, pero pueden ser destruidas rápidamente.

"Lo que nos está demostrando este momento es que no debemos recortar el apoyo financiero a las instituciones que hacen ciencia. No cabe hacerlo en esta coyuntura y no nos lo podemos permitir como apuesta del país. No podemos debilitar un sector que ya tiene una inversión por debajo de la media de América Latina", señalaron.

Publicar un comentario

0 Comentarios