Chile ante la paradoja de una vacunación veloz y un Covid-19 sin tregua

Publicar un comentario
Nuevas variantes del virus, el relajamiento de la población y el fin de las vacaciones del verano explican el alza de los contagios.





Chile vuelve a enfrentar un alza sostenida de contagios de Covid-19 a pesar del rápido avance en su campaña de vacunación.
El país lidera el proceso de vacunación en América Latina y el jueves superó los seis millones de personas inmunizadas con al menos una dosis, incluyendo a la mayoría de los adultos mayores de 70 años.

"El efecto de vacuna para la población de más riesgo todavía no se ve porque en el fondo, la población de riesgo su segunda dosis fue recientemente administrada. Por lo tanto, nosotros creemos que abril va a ser el mes donde vamos a ver un efecto real en lo que es disminución de requerimiento de camas críticas de esa población más de riesgo", dice Darwin Acuna, presidente de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva .
En contraste, el jueves también se superaron los 7.000 nuevos contagios en 24 horas, el segundo registro más alto desde que empezó la pandemia.

En las Unidades de Cuidados Intensivos se perciben algunas diferencias frente a la primera ola:

"Ahora hay más pacientes que han ingresado contagiados, infectados... y más graves, digamos. Los pacientes ahora derechamente llegan a intubarse y a ventilarse", explica Héctor Ugarte, jefe de cuidados intensivos en el hospital de Coquimbo.
“Yo creo que efectivamente hay más gente joven en esta etapa, pero que siempre están asociados a algún factor de riesgo. No son muchos los pacientes que son jóvenes per se y que caen a la UCI porque les dio un covid grave", agrega Acuna.

Nuevas variantes del virus, el relajamiento de la población confiada en la vacunación y el fin de las vacaciones del verano austral explican el alza de los contagios.

Victor Opazo, un comerciante, comenta que a su entender "más que la vacunación fueron las vacaciones, porque la gente se fue a la playa y se olvidó del mundo. Todos hicieron lo que quisieron, sin mascarilla, distancia social, las convivencias de noche entonces por todo eso ahora estamos pagando las consecuencias".
En este escenario, el gobierno determinó iniciar un nuevo confinamiento total para el 80% de la población, sin posibilidad siquiera de salir a comprar insumos básicos el fin de semana.

El ministerio de Salud reconoce que la medida "es dura pero necesaria" para controlar el virus en la Región Metropolitana, la más poblada de Chile.

"La gente tiene que salir a trabajar porque el gobierno no ayuda mucho entonces la gente se queda sin plata, no tiene para comer, etc. La verdad es que claro, el confinamiento sirve pero hace que la gente se empobrezca y obviamente ellos no van a querer eso", dice Bianca Meneses, trabajadora de la salud.
Médicos y enfermeros reconocen que atraviesan un momento de mucha presión en los hospitales, con una disposición de las camas críticas al límite, con 95% de ocupación.

La meta del gobierno es vacunar a 15 de sus 19 millones de habitantes antes del 30 de junio.




Fuente/Subrayado

Más Noticias

Publicar un comentario

Noticias a Tu Correo