Intensivistas salieron al cruce de los dichos de Daniel Salinas sobre formación de profesionales para CTI


La SUMI aclaró que ningún otro profesional de la salud puede sustituir a quienes trabajen en CTI, como lo manifestó el ministro de Salud.


La Sociedad Uruguaya de Médicos Intensivistas (SUMI) salió al cruce sobre los dichos del ministro de Salud Pública Daniel Salinas, quien aseguró que se ha capacitado a un gran número de profesionales de la salud para sustituir a quienes trabajan en CTI en caso de el sistema de salud se viera colapsado por el avance del coronavirus Covid-19 en el territorio.


En las últimas horas, varios medios de prensa se han hecho eco de declaraciones recientes del Sr. Ministro de Salud Pública Dr. Daniel Salinas, en las que afirma que en nuestro país se han capacitado a un elevado número de médicos y enfermeros para sustituir a los que trabajan en CTI en caso de ser necesario. 


Ante esta afirmación, la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI) entiende necesario dejar en claro que tal declaración es poco feliz en los términos utilizados y conceptualmente equivocada, pudiendo generar confusión entre los usuarios del SNIS y los trabajadores sanitarios. 


La SUMI, desde antes del diagnóstico de los primeros casos de CoVID 19 en nuestro país, mostró su preocupación por la situación de la medicina intensiva, tanto en la infraestructura de varias unidades (la cual no se adecúa a los estándares internacionales actuales, quedando más evidente ante situaciones sanitarias como la que estamos viviendo) como en la dotación de recursos humanos. 


Tomando como ejemplo las experiencias de otros países en los que los servicios de salud y en particular las unidades de medicina intensiva se vieron desbordados, debiendo abrir UCIs en otras áreas asistenciales, sumado a la pérdida de personal por contagios y también por fallecimientos, SUMI en asamblea del 09/03/2020 realizó un diagnóstico de situación de la medicina intensiva nacional y realizó una serie de propuestas a las autoridades nacionales. 


Entre las propuestas se incluyó la posibilidad de que, en un escenario de sobredemanda asistencial, se permitiera que médicos intensivistas en formación o los que no tengan título habilitante, puedan realizar tareas asistenciales supervisados por médicos intensivistas con título habilitante y experiencia documentada. 


En el mismo sentido planteó también que, de ser necesario se podría recurrir a la colaboración de otras especialidades en situaciones específicas. 


Nuestra sociedad tomó la iniciativa y se contactó con otras sociedades científicas, principalmente las más afines a nuestra especialidad, las cuales mostraron desde un primer momento su voluntad de ayudar en las tareas asistenciales en las UCIs en un escenario complejo, como el que se  preveía, el cual, al día de hoy, gracias al buen control que se ha tenido de la pandemia, no se ha presentado. 


Para que otro médico, ajeno a la especialidad, pudiera colaborar en las tareas asistenciales en una UCI, entendíamos que era necesario realizar una capacitación mínima, la cual incluyera las tareas habituales que se realizan, con hincapié en tener una noción sobre el manejo de los equipos de ventilación, algo que caracteriza a nuestra especialidad. 


Estas capacitaciones se hicieron con la colaboración del SMU y de las propias sociedades científicas.


Publicar un comentario

0 Comentarios