DIPUTADO WALTER CERVINI PROPONE PRÉSTAMOS PARA PAGAR ALQUILERES

DIPUTADO WALTER CERVINI PROPONE PRÉSTAMOS PARA PAGAR ALQUILERES

El diputado Colorado, Walter Cervini, envió al parlamento un proyecto para que personas buenas pagadoras puedan acceder a un préstamo para pagar el alquiler.



Dada la situación sanitaria que afecta los ingresos de varias familias, el pagar el alquiler es una de las complicaciones, entre varias otras, que afecta tanto a los inquilinos como a los arrendadores.


Aquí, la propuesta enviada por el Diputado


Préstamos a inquilinos buenos pagadores para pago de alquiler

 

La contracción económica y el envío de trabajadores al seguro de paro, derivados de las medidas sanitarias aplicadas en respuesta a la pandemia, implican que los ingresos de las familias han sido dramáticamente afectados. Con escaso ahorro previo, es esperable —y nos consta que así está sucediendo— que un número importante de familias se encuentre sin posibilidades de pagar su arrendamiento. Esta disrupción de la cadena de pagos significa múltiples problemas para las familias de inquilinos y de propietarios: inquilinos que pueden ser catalogados como malos pagadores, terminar en el Clearing de Informes y perder sus posibilidades de acceder a garantías y arrendamientos a futuro, e incluso verse involucrados en un proceso de desalojo; y propietarios que dejarán de percibir sus ingresos por arrendamiento.

 

Entendemos que es necesario aplicar medidas de mitigación que hagan este proceso lo más ordenado posible, brindando seguridad habitacional, económica y jurídica a los implicados.

 

Dadas las características del mercado inmobiliario, las medidas que planteamos a continuación se centrarán en el mercado formal. Las situaciones de impago en el mercado informal, no de menor importancia pero sí más difícil de contemplar desde esquemas como el que planteamos en esta exposición, deberían canalizarse a través de la política social en el sentido en que el Poder Ejecutivo ya ha avanzado.

 

En resumidas cuentas, proponemos que el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (M.V.O.T.M.A.) instrumente un sistema de préstamos para auxiliar a inquilinos buenos pagadores, que no se encuentren en condiciones de afrontar el pago de su arriendo. Dicha propuesta alcanzaría a inquilinos de casas-habitación con problemas de pago de sus arrendamientos, que puedan acreditar que eran buenos pagadores hasta febrero 2020 inclusive, a los que no se les haya iniciado un proceso de desalojo por alguna otra causal distinta a la de falta de pago, y que puedan probar que sufrieron una merma en sus ingresos como consecuencia directa o indirecta de la pandemia. Además, se requerirá que el arrendamiento mensual estipulado en el contrato no supere las UI 3.300, enfocando la propuesta en aquellos segmentos de mayor vulnerabilidad (a modo de referencia, el arrendamiento promedio según la Encuesta Continua de Hogares del Instituto Nacional de Estadística es de UI 2.700).

 

Cumplidas estas condiciones y mientras dure la situación de emergencia sanitaria (esto es, hasta que el Poder Ejecutivo decrete el regreso a la normalidad conforme lo dispuesto por el artículo 19 de la Ley 18.621), el inquilino podrá solicitar ante el M.V.O.T.M.A.  un préstamo por hasta el las tres cuartas partes del monto mensual de arrendamiento estipulado en su contrato, renovable mensualmente, que será acreditado en cuenta en una institución de intermediación financiera o abonado en instrumento de dinero electrónico a nombre del arrendador según estipulado  en el contrato.

 

Si el contrato estableciera que el pago del arrendamiento debe realizarse mediante otros medios de pago, el arrendatario podrá establecer que monto mensual se acredite en una cuenta de institución de intermediación financiera que el propietario disponga. Alternativamente, el arrendador que solicita el crédito podrá recibir un vale por el monto del crédito, que deberá transferir al arrendatario para que éste lo entregue al MVOTMA a los efectos de realizar el cobro.

 

El reintegro de estos créditos se distribuirá en 18 pagos mensuales con tasas de interés bonificadas, a realizarse a partir del tercer mes luego del fin de la emergencia sanitaria. Por su parte, los recursos necesarios para la implementación de esta medida serán imputables al Fondo Solidario COVID-19 creado por la Ley 19.874.

 

En aquellos casos en los que al inquilino ya se le haya iniciado un proceso de desalojo por falta de pago posterior a febrero 2020, en los que se cumplieran las condiciones de buen pagador previo, ausencia de procesos de desalojo por otras causales, certificación de merma de ingresos y monto máximo de arrendamiento, y mientras no haya vencido el plazo para oponer excepciones de 10 días hábiles (según lo estipulado en el artículo 51 del Decreto-Ley 14.219, en redacción dada por el artículo 17 de la Ley 15.799), se podrá solicitar un préstamo por hasta el 140% del arrendamiento estipulado en el contrato, por única vez, a los efectos de permitir la clausura del proceso. Las condiciones de reintegro de este préstamo serán las descritas anteriormente.

 

En todos los casos, la disminución o pérdida de ingresos podrá ser justificada mediante documentación de solicitud de seguro por desempleo, despido o declaración jurada.

 

Con esto pretendemos que el Estado le brinde seguridad al inquilino de que no se le iniciarán acciones de desalojo ni verá reducida su calidad crediticia, además de asegurar que aquellos propietarios con garantías de propiedad o depósito —las cuales no retribuyen al arrendatario inmediatamente ante falta de pago del inquilino— sigan recibiendo el arrendamiento previsto, solventando así la situación de propietarios cuya única fuente de ingreso es la renta de un inmueble.

 

El monto total de préstamos que este sistema podría verse obligado a otorgar es incierto, en la medida que depende de la gravedad de la pérdida de ingresos y la voluntad de los inquilinos de tomar un préstamo. A modo ilustrativo, según la Encuesta Continua de Hogares 2019, en Uruguay hay 245 mil hogares que arriendan su vivienda, de los cuales 166 mil pagan menos de UI 3.300 al mes. Sobre esta cifra hay que considerar que no todos pertenecen al mercado formal, que no todos sufrirían una merma en sus ingresos y que no todos estarían al día con sus pagos, todas condiciones excluyentes del esquema que se propone. Si, por ejemplo, un 50% de los 166 mil hogares solicitaran el préstamo, el monto total de crédito alcanzaría los 12 millones de dólares al mes. Cabe recordar que esto no es una transferencia monetaria, sino que es un crédito que será repagado con el tiempo, una vez que la situación de empleo e ingresos se normalice.

 

Entendemos que esta propuesta genera una gran inversión por parte del Estado, pero sin dudas que otorgará estabilidad a los inquilinos que venían pagando normalmente y se vieron afectados por la pandemia, y a los propietarios que arriendan para que puedan continuar percibiendo dicho ingreso.

 

Sin más, lo saluda atentamente

 

Walter Cervini

Representante Nacional por Canelones

Publicar un comentario

0 Comentarios