Larrañaga le pidió la renuncia, el vínculo con Gustavo Leal le costo el cargo a Erode Ruiz


La sorpresiva remoción del jefe de Policía de Montevideo, Erode Ruiz, empezó a gestarse hace 10 días. Fue en la madrugada del 16 de octubre, justo cuando Brian Sosa, uno de los líderes de Los Chingas, probablemente engañado recibió un tiro en la nuca en los estrechos pasajes de Los Palomares. 


Horas más tarde, Ruiz tuvo el gesto de telefonear al exdirector de Seguridad y Convivencia Ciudadana, Gustavo Leal, para avisarle que una de sus amenazas de muerte “había cesado”. Con el homicidio de Sosa, Leal podía dormir un poco más tranquilo, informa El País


En la mañana de este lunes, el periodista de radio Sarandí Gabriel Pereyra informó que el viernes 23 Ruiz inició contactos con Gustavo Leal, quien fuera director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del último gobierno frenteamplista, por los recientes casos de desalojos a vecinos por parte de organizaciones criminales ocurridos en varios barrios de Montevideo, y señaló que este vínculo habría generado molestia en la cúpula del ministerio, lo que derivó en la renuncia de Ruiz.


La última conversación entre ambos duró tres horas y fue ese mismo viernes en la Jefatura de Policía de Montevideo. Ese día se llevaba a cabo la reunión semanal de los jefes de Policía, pero la terminó coordinando el subjefe, el comisario general Mario D´Elía.


En paralelo, el disgusto crecía en las oficinas del Ministerio del Interior. Según supo El País, a Jorge Larrañaga le cayó muy mal que el jefe de Policía de Montevideo se encontrara con Leal, quien sonaba como candidato a ministro del Interior si Daniel Martínez hubiera ganado las elecciones. Fuentes oficiales dijeron a El País que se interpretó que Ruiz había “roto la relación vertical de mando” y molestó que no hubiera pedido autorización para la reunión.


Larrañaga


Consultado por Subrayado sobre estos trascendidos, Larrañaga respondió que “hay un Ministerio del Interior y hay que cumplir con políticas coordinadas”, y fuentes del MI confirmaron que efectivamente el canal de comunicación con el ex jerarca frenteamplista fue uno de los factores que influyeron en la decisión adoptada este lunes.


Larrañaga se comunicó este lunes con el jefe de Policía de Montevideo y le pidió que presentara la renuncia. Explicitó su malestar por los contactos con Leal y le transmitió que ese tipo de vínculos debían ser informados a las autoridades de la cartera, informo La diaria.


El cargo de Ruiz será ocupado de forma interina por el comisario Mario D’Elía, actual subjefe de Policía de Montevideo, y Porcille será suplantado provisionalmente por el actual jefe de Policía de Durazno, Richard Marcenal.


Ruiz ostenta uno de los rangos más altos de la Masonería dentro de la Policía, lleva 50 años como funcionario policial.



Más Noticias

Noticias a Tu Correo